Ro

Ro está con nosotros desde jovencito. Se rescató de un campo atado a pleno sol y minado de parásitos. Aún sigue en residencia esperando una oportunidad. Es un amor de perrete, dulce, tranquilo, obediente y amoroso. Sabe pasear suelto. Todo un tesoro que merece una buena jubilación.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now